PIENSA, REFLEXIONA, ACTÚA

Blog

Elimina distractores, aumenta para tu productividad

Elimina distractores, aumenta para tu productividad

De acuerdo con un estudio de la plataforma de aprendizaje Udemy, dos tercios de los trabajadores admitieron mirar su teléfono durante al menos una hora durante su día laboral.

Casi siempre que estamos en nuestro teléfono nos apartamos de nuestras funciones, y esto además de la baja en la productividad puede generar otros problemas como la falta de creatividad, y por ello la frustración. 

No dejes que los distractores afectan tu productividad: 

1. Planifica el día laboral con un proyecto principal en mente. Aprende a organizar y priorizar tus actividades en tu agenda, las personas tenemos una predisposición a completar el mayor número de actividades para tener la sensación de satisfacción el detalle es que queremos hacer el mayor número de tareas al iniciar el día y muchas de ella no tiene importancia real. 

Organizar y priorizar tus actividades elimina gran parte de los distractores, te permite incrementar tu concentración y por ello tu productividad.
Fuente: Pixabay. Organizar y priorizar tus actividades elimina gran parte de los distractores, te permite incrementar tu concentración y por ello tu productividad.

El período de mayor rendimiento cerebral comienza dos horas después de despertarse y dura hasta el almuerzo. No tiene sentido desperdiciar estas horas de máxima productividad con tareas que podrías realizar con un mínimo de esfuerzo. El final de la jornada laboral es el peor momento para hacer el trabajo más significativo. 

2. Bloquea las distracciones obvias para aumentar la concentración.  Recuerda que a menos que se trate de una verdadera emergencia, puedes tardar unas horas en responder un correo electrónico o mensaje de texto. Es recomendable asignar horarios específicos para las comunicaciones. De esta manera, podrás dedicar toda tu atención a tu trabajo principal y eliminar el tiempo que desperdicias pasando de una tarea a otra.

3. Haz pausas breves. Según investigadores de la Universidad de Illinois, trabajar en forma ininterrumpida, con el tiempo, afecta la concentración. Hacer pausas breves a lo largo del día es lo que te ayuda a conservar la atención. Estamos programados mentalmente para reconocer el cambio y reaccionar a este. Tomar descansos mentales le permite al cerebro distanciarse del trabajo. Al retomar el trabajo, percibirás la tarea con otros ojos y lo abordaré con mayor entusiasmo.

Hacer pausas es una forma de mantener la concentración e incrementar la proactividad en el trabajo.
Fuente: Pixabay. Hacer pausas es una forma de mantener la concentración e incrementar la proactividad en el trabajo.

4. Revisar el correo electrónico sólo dos veces cada día. No te dediques todo el día a responder correos, mejor programa tus tiempos para sólo dedicar unos minutos a responder todos tus mensajes. 

5. Eliminar el desorden. El desorden innecesario es una forma importante de distracción visual. Considera esto: todo en nuestra vista capta sutilmente nuestra atención, al menos un poco. Y cuanto más quitamos, menor estrés visual y distracciones experimentamos. Despeja tu escritorio, las paredes, las superficies planas y tu casa de posesiones innecesarias. Te sorprenderás de tu nueva habilidad para enfocar.

Conservar el orden en tu espacio de trabajo ayudará a incrementar la concentración y la productividad.
Fuente: Pixabay. Conservar el orden en tu espacio de trabajo ayudará a incrementar la concentración y la productividad.

6. Limita las distracciones auditivas. El ruido de fondo de la oficina, como las conversaciones entre colegas o el sonido de los teclados, puede arruinar la concentración. Estos ruidos sutiles, pero potentes, interrumpen la concentración, así que invierte en unos auriculares aislantes de ruido o busca un lugar tranquilo para trabajar.

Toma conciencia de aquellas cosas que te distraen y que comiences a incorporar hábitos que favorezcan tu productividad. 

Hacer autoconciencia es el principio de cambiar aquellas conductas e incluso aquellas creencias que no favorecen tus metas. Conoce y cambia aquellas creencias que no te dejan desarrollar tu máximo potencial.