PIENSA, REFLEXIONA, ACTÚA

Blog

Deja de procrastinar. NO DEJES PARA AL RATO LAS METAS QUE PUEDES CUMPLIR HOY

Muchas personas se acercan a mi preguntado cómo pueden empezar a emprender o cómo pueden empezar a formar un hábito, la respuesta que les doy siempre es la misma “deja de pensar que lo vas a hacer y comienza a hacerlo”. La acción de estar postergando o dejando para después se conoce como procrastinación, no te sientas mal si tú lo has hecho, porque todos hemos sido víctimas de este mal al menos una vez, demás ahora con la facilidad de tener un celular que te conecta con tus redes sociales es mucho mayor el riesgo de procrastinar. 

De acuerdo con Piers Steel de la Haskayne School of Business de la Universidad de Calgary el 95% de las personas procrastinan. Sin embargo, hay un estudio de Joseph Ferrari de la DePaul University en Chicago, que concluyó que el 20% de la población a nivel mundial son procrastinadores crónicos.

Aunque esta palabra ha tomado mucha popularidad en los últimos años, su origen es el latín, procrastinare: pro, adelante, y crastinus, referente al futuro, dejar para el futuro. 

¿Por qué procrastinamos?

Existen 3 razones principales por las que procrastinamos o aplazamos las actividades:

La remuneración instantánea. La búsqueda de una recompensa momentánea nos aleja de lo que debemos hacer, preferimos una hora de TV que una hora de trabajar en nuestra meta. Y ya que parece no haber una consecuencia inmediata de esa decisión creemos que todo está bien, pero las consecuencias nos llegan más tarde. 

Procrastinamos o postergamos lo que tenemos que hacer al darle preferencia a la remuneración o la satisfacción momentánea, sacrificando la recompensa futura.  
Fuente: Pixabay. Procrastinamos o postergamos lo que tenemos que hacer al darle preferencia a la remuneración o la satisfacción momentánea, sacrificando la recompensa futura.  

Sobrevaloramos nuestra productividad futura. Pensamos que más tarde tendremos oportunidad de éxito, incluso nos ponemos pretextos del porqué es mejor hacerlo más tarde, justificándonos en la preparación que tendremos a futuro o las herramientas que podemos tener después. Tenemos la creencia de que el momento perfecto para realizar nuestras actividades está por llegar y adoptamos frases como: “trabajo mejor bajo presión” o “debo aprender un poco más”, estas frases están basadas en tus creencias limitantes, y no hacen más que frenar tu desarrollo. 

Miedos. Hay dos tipos de miedos en este aspecto, por un lado el de fracasar y por el otro el de triunfar y luego tener que enfrentar nuevos retos que ahora no sabemos cómo podríamos resolver. Muchas veces tu miedo te puede paralizar y te hace postergar, te hace creer que es mejor dedicar tu tiempo a algo seguro en lugar de arriesgar. 

Deja de posponer para lograr tus metas

Te comparto 5 tips para dejar de lado el hábito de postergar: 

1. Actividades más pequeñas. Ya tienes una meta, y sé que se puede ver grande e imposible; antes de que caigas en pánico pregúntate ¿cuál es la actividad por la que debo empezar? Una vez determinado esto y realizado, pregúntate ¿ahora qué sigue? 

2. Planifica tu día. Crea una agenda, anota tus actividades por día, determina fechas y tiempos de entrega para cada actividad. No dejes nada a la improvisación, sobre todo si ya tienes una meta definida. Haz de la planificación un hábito. 

Para no caer en la procrastinación planifica tu día, no dejes nada a la improvisación.  
Fuente: Pixabay. Para no caer en la procrastinación planifica tu día, no dejes nada a la improvisación. 

3. Una tarea a la vez. Poner muchas actividades en un día solo puede generar frustración. Realizar una actividad a la vez te permite ir viendo fases terminadas y por ello una cercanía con tu meta. 

4. No te castigues. Si por alguna razón te cachas procrastinando o al finalizar el día ves que solo procrastinaste, no te castigues ni te regañes, ni mucho menos te sientas mal.

5. Aprende a gestionar tu tiempo. Sobre todo aprende cómo puedes hacer uso eficiente de tus horas y tus minutos. Aprende a organizar tus actividades a lo largo del día, hoy en día, existen muchas técnicas que te pueden ayudar a gestionar tu tiempo, conocerlas y ubicar la que mejor te funcione, será de utilidad. 

Hacer uso eficiente de tu tiempo, puede reducir la oportunidad de procrastinar. 
Fuente: Pixabay. Hacer uso eficiente de tu tiempo, puede reducir la oportunidad de procrastinar. 

Por ejemplo: elige una tarea de tu lista de tareas y hazla por 50 minutos seguidos. Cuando pasen esos 50 minutos descansa y repite el proceso hasta que veas la actividad concluida. Muchas veces la principal barrera está en el comienzo, una vez iniciado el camino la ruta se vuelve más fácil.  

Por eso Brian Tracy creo una técnica la cual denomino “cómete una rana”, lo hizo basado en la frase del autor Mark Twain: “cómete una rana viva a primera hora de la mañana y nada peor te ocurrirá a lo largo del día“, que hace referencia a siempre iniciar con la actividad que más desagradable o compleja una vez ejecutada esa tediosa actividad, el resto de tu día será más sencillo, como esta técnica hay más, justamente, puedes mirar las metodologías que le funcionan a otros líderes.  

Dejar de aplazar el logro de tu meta es lo que te permitirá empezar a verlas materializadas. Nadie quiere mirar atrás y darse cuenta que se han perdido mucho tiempo y oportunidades que bien pudieron usarse para mejorar nuestra realidad. El dejar de posponer ocasionará tener hábitos que generen impacto en tu actualidad, pero sobre todo a futuro. 

Cambiar los comportamientos que nos impiden crecer es la clave de lograr una nueva realidad, muchas veces no logramos cambios porque no conocemos aquellas configuraciones que nos han determinado.